"CONQUISTADORES PENTECOSTALES CON NUEVA PROYECCIÓN"
  Pan Diario
 
Pensamientos      

A través de la historia se han levantado hombres y mujeres, grandes pensadores que hacen reflexionar a la humanidad. En la Biblia encontramos también una gran cantidad de pensamientos que nos motivan y dan aliento en diversas situaciones de nuestra vida.

Esta sección está dispuesta para compartir reflexiones y pensamientos que permitan un mejor enfoque de la vida, de las relaciones interpersonales, la posición del hombre frente a Dios y mucho más.

PAN DIARIO

 

QUE TIENES EN CASA?

 

 

2º de Reyes. 4; 1-2. Una mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová y el acreedor ha venido para tomarse dos hijos míos por siervos. Y Eliseo le dijo: QUE TIENES EN CASA? Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite.

 

 

Nosotros sabemos que por regla general, de puertas para adentro todas las casas esconden muchos secretos, secretos que a veces son guardados con mucho celo (no de Dios) con el propósito que no se descubra lo que hay o lo que se hace en su interior. Detrás de cada puerta hacia adentro hay muchas cosas escondidas, que tarde o temprano Dios las pondrá en evidencia.

 

La viuda, le dijo al profeta que tan solo tenía una vasija de aceite en su casa. El aceite ha sido siempre una excelente figura del Espíritu Santo de Dios, de la unción santa. Aunque

ella  aparentemente no tenía nada; lo tenía todo. El pecado puede llegar a abundar, pero la gracia llega a sobrepujar.

 

Si esa misma pregunta la hiciera Dios en este tiempo a cada uno de los padres de familia, ¿cual sería con sinceridad nuestra respuesta? No dejemos de recordar que en la casa, la autoridad, Dios la ha delegado a los padres de familia. De cada uno de nosotros depende el éxito o el fracaso de nuestras familias, de nuestros hogares, de nuestros hijos, y aún de la pareja.

La estabilidad, espiritual, moral, económica y en todas sus características, depende de nosotros, los padres de familia.

 

¿Que tienes en casa? Que pregunta tan contundente, tan directa, tan acuciosa, tan investigativa.

No es el pastor el que hace la pregunta. En este caso, creo que es Dios mismo quien la formula a cada uno de nosotros, padres de familia. En otras palabras: A usted y a mí.

 

¿Que tienes en casa? De pronto los vecinos ignoran lo que guardas en tu residencia, pero hay un Dios que lo sabe todo, que lo ve todo, que lo conoce todo.

 

Yo creo que detrás de esa pregunta, hay algo de mayor profundidad. Además de los elementos que normalmente hay en casa como las camas,  armarios, neveras etc. ¿Que mas tienes en tu casa. Infidelidad a Dios, a tu conyugue, palabras corrompidas, malos tratos. Murmuración, resentimiento, odios disimulados, pornografía, música no cristiana, el horóscopo, armas? ¿Cuantas vidas fueron destruidas por guardar  esos elementos en casa sin tener los cuidados apropiados?  ¿Cuantos padres han sido hallados culpables de la muerte accidental de sus seres queridos, por causa de tener en casa lo que era mejor no haber tenido?

 

En muchos hogares la puerta esta abierta de par en par, para que el maligno entre cuantas veces desee y llene la casa de cosas sucias, inmundas, impuras, cosas que ofenden a Dios, que lo hacen salir de nuestras casas; y aun más; de nuestras propias vidas.

 

En muchas casas, los padres  permiten a sus hijos entrar la fornicación, el adulterio, las drogas alucinógenas, el cigarrillo, el alcohol, la idolatría etc. Cuantas madres, cuando sus hijas o sus hijos llegan en la madrugada pasados de alcohol, de drogas, les abren la puerta de casita, y hasta les dicen que les van a preparar  un caldito para que se les pase el dolor de cabeza. Esa complicidad también contribuye a desalojar de la casa la bendición de Dios.

 

Naturalmente, que este mensaje es para padres “cristianos”  porque para los inconversos; este es el pan nuestro de cada día.

 

A la viuda, el acreedor pretendía llevarse a sus hijos y esclavizarlos. De igual manera el diablo, desea vehementemente esclavizar a nuestros hijos, en toda clase de vicios y de pecados.

 

La palabra de Dios, dice textualmente: No traerás a tu casa cosa abominable, para que no seas anatema (Maldito, destruido); del todo la abominarás (detestar, abominar, rechazar, condenar) y la aborrecerás (odiar, detestar, abominar,) porque es anatema.

 

La biblia de las américas; Dice: No traerás cosa abominable a tu casa, pues serás anatema como ella. La maldición y la destrucción  no solo son para la persona que hace esto, sino también para la casa (familia)

 

La nueva versión internacional, Dice: No tendrás nada detestable (execrable, aborrecible, infame, repugnante) en tu casa, que sea del enemigo o como el, que se distingue por destruir.

Del todo lo aborrecerás, porque se encarga de la destrucción.

 

 The Catholic  New bible Dice: No entrarás nada que sea contra Dios a tu casa, lo tendrás como algo abominable, pues de hecho es anatema es decir maldito.

 

La versión Biblia sagrada (Versión 1960) Dice: No lleves a tu casa nada ajeno a Dios. Lo considerarás abominable porque no fuiste consagrado para el exterminio.

 

Yo creo que los contenidos de estas versiones son: Sine quo. (Sin más palabras)

 

Cuantos padres de familia consienten con el pecado de sus hijos e hijas, exponiéndose al exterminio, no solo de los hijos, sino de toda la familia.

 

Alguna vez, visitaba una familia en mi condición de pastor. Estando allí conversando con la madre que era “cristiana” entró un muchacho muy joven que era hijo de ella. Observé que las ropas del muchacho  tenían como  manchas de plátano. Al entrar, el joven me dijo: Dios le bendiga (También era “cristiano”) Entre otras cosas, me contaron que eran pobres, y la madre de aquel joven lo enviaba a robar plátanos a las fincas circunvecinas, para venderlos en la plaza de mercado de esa ciudad.

 

Después de aconsejarlos bíblicamente, y explicarles que los creyentes genuinos no participamos de eso, me despedí. Cuan grande fue mi sorpresa, cuando días mas tarde, los dueños de una de las fincas mataron a aquel joven, sorprendiéndole infraganti robando los racimos. La hermana  hizo caso omiso de la amonestación de su pastor, y continuó llevando el anatema a su casa. El precio que tuvo que pagar por el anatema, fue demasiado alto. Dios no bendice a los desobedientes.

 

Tus hijos son el futuro de la congregación, de la comunidad, de tu país. ¿Qué clase de formación reciben ellos de puertas hacia adentro, que clase de ejemplo les ofreces?  ¿Cuál será el resultado de esa formación. Tus enseñanzas y tu ejemplo los llevaran a ser los futuros pastores que guiaran a la humanidad al conocimiento de Cristo, o en su defecto, los criminales que por un pedazo de billete segan vidas por aquí  por allá. O tal vez  el pandillero, el homosexual, la lesbiana, la ramera, o el mendigante que por unas pocas monedas se posa en los semáforos de las grandes ciudades a hacer morisquetas y malabares, como si no hubiera algo de mas valor que  eso?

 

El sacerdote Eli, no corregía a sus hijos, no los castigaba. Parece que los sicólogos de su tiempo se lo prohibieron, para que ellos no sufrieran algún trauma. Estos, violaban a las mujeres que iban al templo a orar. Robaban las ofrendas, enfrentaban a los sacerdotes, menospreciaban la obra de Dios. Dios los destruyó. 1º de Samuel: 4: 12-22. Ese será el fin de todos esos hijos que no son corregidos en la casa. Lo mismo les sucedió a los hijos del rey David y Aarón.

 

La mayoría de los padres de familia, solo se interesan en los estudios profesionales de sus hijos y en el cartoncito.  Este, les servirá, tan solo para obtener trabajo y subsistir en este mundo. Pero no tendrán poder para resistir la ambición y el deseo desmedido de poder que gobierna a los habitantes de este mundo. Si no crees, basta mirar donde están hoy la mayoría de los magistrados, los alcaldes, gobernadores, congresistas, altos mandos militares, sacerdotes y altas autoridades  de nuestro país; En la cárcel.

 

El conocimiento de Dios, del Dios único y verdadero a través de la palabra de Dios, les guardará de la ambición y avaricia humana, les hará hombres y mujeres de bien. Honestos, correctos, temerosos de Dios, y de paso; les proporcionará seguridad en esta vida, y salvación y vida eterna en la que sigue.

 

La viuda no dejo que sus hijos se enlodaran con la sociedad de su tiempo, que cogieran un mal camino y que el acreedor los esclavizara. Buscó la ayuda divina. Se encerró con ellos, les enseñó a clamar al que puede solucionar todas nuestras dificultades, y Les enseñó a trabajar.

 

Muchos padres de familia ignorantemente otorgan a sus hijos todo lo que ellos piden. Enseñándoles a ser unos vagos, y una carga para los padres. No olvidemos que en el futuro se irán y te dejarán solo. Enséñales a amar a Dios, a trabajar, a ser una ayuda para sus padres. 

 

Convierte tu casa en una universidad cristiana, en la que tú seas su primer pastor y  maestro, con las enseñanzas de Cristo, y tu buen ejemplo. Enséñales a amar a Dios y  su palabra. La santidad, la sujeción, el temor de Dios, el respeto hacia las autoridades, al anciano, a la mujer.

 

¿Con qué limpiara el joven su camino? Con guardar su palabra.  Salmos 119; 9.  Enséñales a trabajar a ser honrados, honestos, No se los dejes al mundo, al faraón, al diablo. Tus hijos son de Dios. Él lo dijo: Las almas son mías.

 

 

Pastor. Jorge Enrique López Mera
Calasanz - Medellin IPUC
www.jesuselrey.org
jorgelopezmera@hotmail.com

 

 
Actualizado 23 de Septiembre de 2012 - 04:42 p.m.

 
 
  Hoy habia 1 visitantes (3 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=